El G-8 en la Asamblea de Madrid.

Fue un verdadero placer asistir ayer a la constitución de la Asamblea de la Comunidad Autónoma de Madrid, junto con CMG, Rosa Díez, Álvaro Pombo, Nacho Prendes, Fernando Maura, Álvaro Anchuelo y David Ortega, entre otros, y poder verles tomar posesión de sus cargos y escaños a nuestros honorables y pletóricos ocho nuevos diputados, formando eso que ahora venimos en llamar el G-8. Al fin y al cabo, son 8 titanes que prometen poner patas arriba muchos de los debates que se desarrollen en el hemiciclo sito en Vallecas, en el mejor sentido del término. De hecho, vistos a los diputados desde arriba, era obvio que los magenta formaban una especie de mancha amenazante, distinta, políticamente incorrecta, perfectamente distinguible, independiente y muy animosa, presta a plantar cara y presentar alternativas viables y creíbles, que de eso se trata. Pues sí, fue un placer porque fue un día histórico y, como nos decía el mágico Álvaro Pombo, «son necesarias también estas sesiones tan aburridas y protocolarias para decir que estamos haciendo historia». Mientras se desarrollaban las inacabables votaciones para elegir a los miembros de la Mesa, allí iba Pombo, «como un león enjaulado», en palabras de Nacho Prendes, paseando por los pasillos nervioso como un chiquillo. Rosa me dijo que le daba cierta envidia, «nada menos que ocho diputados… mientras que nosotros somos uno», a lo que yo añadí que «con 8 como esos liberábamos Euskadi». En fin, un día histórico para Unión Progreso y Democracia.

Sígueme en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.