Lo segundo que ha hecho el etarra Errandonea nada más salir de la cárcel tras 25 años de condena ha sido mostrar una pancarta de apoyo a Bildu. Lo primero ha sido lo habitual: cantar el himno que reivindica una vida criminal a sus espaldas. El Lehendakari ha dicho que esta imagen le ha repugnado. Sin embargo, ¿por qué le repugna esta imagen al Lehendakari? Si, según él y su gobierno y su partido socialista de Euskadi, Bildu era la apuesta definitiva de la llamada «izquierda abertzale» por las vías políticas y democráticas… ¿qué tiene de repugnante que un etarra liberado solicite el voto para un partido perfectamente legal y democrático? Esto es algo ciertamente contradictorio y pone en evidencia que el Lehendakari y su gobierno y su partido socialista están jugando a dos bandas. Pero una imagen (y toda nuestra experiencia vital rodeados por los proetarras) vale más que todos los argumentos jurídicos del mundo.

Señor Lehendakari: a nosotros sí que nos parece que esta imagen del etarra no arrepentido pidiendo el voto para Bildu y reivindicando a ETA (fíjense en los colores de la pancarta) es repugnante. A nosotros sí nos parece ciertamente humillante para nuestro Estado de Derecho. A nosotros sí nos parece una burla para las víctimas del terrorismo y para cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad democrática y dos dedos de frente. Y nos parece todo esto porque es coherente con lo que venimos diciendo por activa y por pasiva: Bildu es una creación del mundo de Batasuna, Batasuna ha impulsado Bildu y en Bildu está Batasuna. Y Batasuna y su mundo, señor Lehendakari, y señores miembros del Tribunal Constitucional, no ha roto fehacientemente con ETA ni exigido su disolución incondicinal. Conviene recordárselo.

Sígueme en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.