Discriminación por razón de lengua en Osakidetza.

El viernes pasado, durante el pleno de control, y tras escuchar atentamente las explicaciones de Rafael Bengoa, Consejero de Sanidad del Gobierno Vasco, pedí su dimisión, por incumplir el acuerdo parlamentario del 26 de octubre de 2009 que, a iniciativa de UPyD, le instaba a realizar una valoración no discriminatoria del euskera en las OPEs futuras de Osakidetza. Como suponíamos, continúa también en este campo la huelga de brazos caidos de este gobierno, incapaz de hilvanar siquiera un discurso alternativo al nacionalismo. Ningún cambio reseñable, más de lo mismo, ni una sola revisión de la política lingüística. En la próxima OPE de Osakidetza, a celebrar en próximos meses, se continuará privilegiando descaradamente a los conocedores de la lengua vasca, valorando más este hecho que los propios conocimientos profesionales. Una injusticia que sólo los muy obtusos no ven. Quizás en próximas semanas podamos paralizar este despropósito, vía iniciativas parlamentarias. Por nuestra parte, lo intentaremos. Pero el problema va más allá de este hecho concreto: la desgracia es que el socialismo vasco es incapaz de ofrecer una alternativa real al nacionalismo, un modelo reconocible, un proyecto político distinto, en cada una de sus políticas. Por cierto, El Correo obvió nuestra solicitud de dimisión y puso en mi boca algo que yo no dije. Según este diario, critiqué que el consejero exija euskera, «cuando él no lo habla». No dije tal cosa, aunque sí hice una referencia final a su desconocimiento del euskera. Le pregunté cómo se sentiría él si le hubieran exigido conocer euskera para ejercer su cargo, cuando es evidente que no lo necesita. Obviamente, no contestó.

Sígueme en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.