Constitucionalistas sin argumentos.

En Radio Euskadi se producen todas las noches debates ciertamente interesantes… por calificarlos de alguna manera. Las opiniones de Martxelo Otamendi, sin ir más lejos, suelen ser siempre muy enriquecedoras. Ejem. El otro día se produjo un pseudodebate de esos habituales por estos lares. Uno de los habituales contertulios, cuyo nombre desconozco pero obviamente vasco, navarro, nacionalista vasco, defensor de las esencias vascas y del buen rollo, trató de equiparar el nacionalismo vasco con el nacionalismo español, dos tendencias ideológicas que se contraponen (y se equilibran, y se justifican, y se santifican) y del que ninguna formación política puede salirse. Ya lo saben, lo habitual aquí, el país de los abducidos mentales: los socialistas y los populares vascos representan el nacionalismo español. El sin igual Gorka Landáburu, con su facilidad de palabra y sus concordancias verbales, brincó, indignado ante despropósito semejante: «El Partido Socialista de Euskadi y el Partido Popular del País Vasco no son partidos españoles. Un respeto. Son partidos vascos. El Partido Socialista de Euskadi existe en Euskadi desde antes del PNV y el Partido Popular… visitó el otro día Euskaltzaindia». Como lo oyen. De verdad, este despropósito argumental debemos desmontarlo a la mayor brevedad posible, para evitar seguir dando grima. No es normal tanta incapacidad poblando nuestras televisiones y radios. No es admisible que a los que argumentan y saben de lo que hablan apenas se les lea y los tertulianos que desbarran más que hablan sean nuestras guías espirituales, pensadores del conflicto político, lumbreras de lo que será nuestro futuro. No es ni siquiera sano (porque impide el sueño y fomenta la vigilia) que a los constitucionalistas vascos supuestamente nos representen los Gatasca, Aizpeolea y Landáburu de turno, contraargumentando la nada frente al impertérrito, seguro de sí mismo y convincente nacionalismo vasco. Vienen tiempos duros, creo yo, pero sabrosos para los que amamos el debate político. Porque en cuanto se acabe ETA vamos a tener que batallar argumentalmente con el nacionalismo vasco… y pueden hacernos pedazos si los que supuestamente no son nacionalistas siguen haciendo el ridículo allí por donde opinan. O los supuestamente más cualificados. No puede ser que todo lo más que digamos en nuestras radios sea pedir perdón, dar un paso atrás y consolarnos en nuestra desgracia de ser poco o nada vascos y no tratar al euskera mejor que a nuestra familia. No puede ser que no haya nadie por ahí que diga lo que realmente pensamos y lo haga sin complejos, razonable y convincentemente. No puede ser que un supuesto constitucionalista vasco (¡qué diablos, no quedan de esos en Euskadi!) responda con tanto despropósito ante un argumento tan habitual del nacionalismo. El Partido Socialista de Euskadi y el Partido Popular del País Vasco, señor despistado Landáburu, son partidos españoles… o deberían serlo. E igualmente vascos. Aunque no sean nacionalistas o no visiten Euskaltzaindia.

Sígueme en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.