¿Cambio político en Euskadi? Un ejemplo práctico.

Publicado en: Blog, Política, Uncategorized | 0
El pasado día 6 de noviembre de 2009 registramos en el Parlamento Vasco una iniciativa para la reforma urgente de todas las Relaciones de Puestos de Trabajo de la Administración Pública Vasca, de modo que los perfiles lingüísticos asignados a cada puesto de trabajo se adecúen a las necesidades y exigencias de la prestación del servicio, desterrando exigencias lingüísticas innecesarias impuestas por los anteriores gobiernos nacionalistas. Se trataba de solicitar al Gobierno Vasco un análisis y, en su caso, una reforma de las RPT para que el euskera sea exigido cuando sea necesario, pero no cuando para la realización del trabajo el conocimiento del euskera sea objetivamente un exceso.

.

El día 11 de febrero tuve ocasión de defender la iniciativa en pleno. El objetivo de la propuesta podía entenderse como razonable y coherente con nuestra línea ideológica. Además, su aprobación podría suponer un enorme alivio para muchos miles de ciudadanos vascos agobiados, presionados y cabreados por la presión lingüística sufrida durante tantos años. Y coherente con las promesas de populares y socialistas vascos e incluso con su pacto político para traer el cambio (a mejor) a Euskadi. Sin embargo, ambos dos pactaron una enmienda transaccional a nuestra propuesta enormemente decepcionante: se proponían «analizar la idoneidad de los perfiles lingüísticos asignados a los puestos de trabajo de las RPT de la Administración Pública Vasca, en función de las necesidades del servicio, de la demanda en cada zona y de la necesidad de garantizar el derecho a relacionarse con las administraciones públicas en cualquiera de las dos lenguas oficiales de la CAV». Desde un principio se nos antojó rematadamente insuficiente, sobre todo a quien sabe que fue imposible convencer a unos y a otros de la necesidad de añadir, tras «analizar…», la exigencia de «revisar, en su caso…» que nosotros propusimos. Al día siguiente, todo el que leyó la prensa aquel viernes concluyó que el paso dado por populares y socialistas había sido de gigante para asegurar la libertad lingüística en Euskadi y el abandono de las políticas nacionalistas de imposición del euskera que duraban ya (y duran) 30 años.

.

Nosotros clamamos en el desierto. Explicamos que se negaron a incluir la exigencia de revisar o reformar los perfiles lingüísticas que el estudio considerase innecesarios. Se conformaban con hacer el paripé del cambio… sin firmarlo. Se conformaban con realizar un análisis… pero se negaron radicalmente a aceptar ninguna revisión o reforma que ese mismo análisis aconsejara.
.
Recientemente, en nuestro obligado ejercicio de controlar al Gobierno, preguntamos a la consejera de Cultura acerca del estudio que debía realizar el Gobierno por mandato del Parlamento. Respuesta: el análisis de idoneidad de los perfiles lingüísticos asignados a los puestos de trabajo de la Administración Pública Vasca se realizará a lo largo del año 2011 en el marco de los trabajos que desarrollará… el Consejo Asesor del Euskera.

.

Es decir, una iniciativa presentada por un grupo de un solo parlamentario tendente al cambio real de la política lingüística padecida en Euskadi durante treinta años… es devaluada por quienes dicen son los protagonistas del cambio. En lugar de revisar y reformar, en su caso, basta analizar los perfiles lingüísticos. ¿Y quién realiza el análisis para comprobar si el euskera exigido en la Administración Pública Vasca se adecúa a las necesidades reales del puesto de trabajo? El Consejo Asesor del Euskera. ¿Y cuándo? En 2011. ¿Y las posibles reformas necesarias? Nunca.