UNA BATALLA CONTRA LOS ELEMENTOS.

Publicado en: Blog, Política, Uncategorized | 0
Conocemos perfectamente la dimensión de nuestra formación política tanto en Euskadi como en el resto de España. Sabemos de nuestra bisoñez y de nuestra limitada capacidad de influencia que habitualmente acompaña a otros entes más poderosos. Conocemos nuestra representación parlamentaria, número de afiliados y trayectoria. Por otro lado, hemos seguido desde nuestro nacimiento el trabajo realizado por los diferentes medios de comunicación y sabemos del tiempo y del espacio que nos han dedicado. Recordamos su modo de plasmar determinados comunicados, iniciativas, actos y notas de prensa… pero sobre todo conocemos el rechazo supino que hemos cosechado. A estas alturas de la batalla (porque cada día que pasa se parece más a una batalla y a una batalla contra los elementos), sin que tengamos estadística oficial pero sí memoria, sabemos casi hasta el detalle de lo que publicará al día siguiente cada medio. Es objetivamente cierto que son los medios más nuevos, más minoritarios y más nacionalistas vascos los que más y mejor nos han tratado. Y es evidente que son los medios de comunicación más atados al statu quo vigente, aquellos más cercanos a socialistas y populares, los más mayoritarios y los que supuestamente más se leen y venden los que optaron por declararnos transparentes. Dicho esto, reconocemos también que nuestra presencia mediática va indudablemente in crescendo y que todo lo que estaba en nuestras manos se ha hecho. Hoy somos infinitamente más visibles que antaño y somos más conocidos. Lo que se dijo de nosotros hemos conseguido declarar mentira casi oficial, y distintas radios, televisiones y medios escritos nos reclaman. Somos además tan incómodos como al principio. Sin embargo, hay cosas que pasan que nos siguen enervando, pues no somos de hierro: ayer mismo, el Diario Vasco, al informar de la comparecencia del lehendakari en sede parlamentaria, optó gratuitamente por no nombrar a este parlamentario y su impecable intervención sobre la materia (pregunten a los presentes). A esto se sumó algo igualmente escandaloso. Y es que sí citó, sin embargo, lo supuestamente dicho por el señor Arana (Ezker Batua) y el señor Larrazabal (Eusko Alkartasuna), fotos incluidas. Si lo pensamos en frío, todo cuadra. Porque ni uno ni otro estuvieron presentes en dicha comparecencia.