A los nacionalistas foralistas, a los populares y a los socialistas despistados, les ha faltado tiempo para rechazar nuestra propuesta para reformar el sistema electoral vasco y hacerlo más justo, más igualitario y más democrático. Les ha faltado tiempo pero no cobertura mediática para dar la correspondiente respuesta y rechazar tanto que los votos de todos los ciudadanos valgan exactamente igual como las listas abiertas, para que sea la ciudadanía la que elija personas con nombres y apellidos concretos en lugar del propuesto por las élites de cada partido político. Les ha faltado tiempo y no han necesitado ni consultar a sus bases, ni a sus grupos de apoyo ni a sus afiliados: saben de memoria que rechazan de plano cualquier modificación que fomente la igualdad ciudadana y toque el actual estado de cosas que tanto les beneficia. Tampoco han presentado propuesta alternativa para poder discutirla, por si acaso aceptamos negociarla. En esto se parecen a algunos medios: todo menos introducir novedades, no vaya a ser que la gente piense y opte por variar su lectura diaria.

Al PP le faltó vergüenza para lanzar un globo sonda la semana pasada: la propuesta, elevar del 3 al 5% el voto necesario para poder acceder a representación parlamentaria. El objetivo, desconocido, salvo acallar a las minorías incómodas y mantener su propio chiringuito, avanzar hacia el tripartidismo y aburrir hasta a las ovejas con su verborrea carente de iniciativas que nos hagan avanzar en la libertad y en la igualdad ciudadanas. Siguen el ejemplo de sus compañeros de fuera de Euskadi: ni reformar la Justicia para hacerla más independiente, ni modificar una coma de la Constitución Española para introducir reformas a todas luces urgentes, ni llamar a las cosas por su nombre: las cosas siguen igual de mal que cuando nacimos… y no tienen visos de mejora mientras no seamos fundamentales para formar gobierno.

Así que se confirma lo que ya sabíamos quienes somos tremendamente críticos con la losa que sufrimos: tras apoyar el Concierto Económico y despreciar así la igualdad entre españoles, populares y socialistas confirman su rechazo a proponer reformas para mejorar la igualdad entre vascos. Es lo que hay: en esto son como el PNV. Con este panorama, como para no preocuparnos. Sin embargo, mantenemos cierta esperanza: mi amigo Mario creyó ver a Rosa Díez en el informativo del mediodía de la 1. Si realmente no lo soñó, puede que las cosas estén cambiando.

Sígueme en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.