En su enmienda de totalidad, comienza Ezker Batua alabando las virtudes y potencialidades del instrumento del Concierto Económico que, como bien sabemos, no son otras que las emanadas del hecho cierto de que las autonomías con las que compartimos Estado carezcan de instrumento parecido, y al alabarlo se entierra el principio de solidaridad e igualitarismo que históricamente defendió la izquierda… Al parecer, los privilegios únicamente son criticables cuando los disfrutan otros; cuando somos nosotros los privilegiados, se invoca la diversidad plurinacional española, como si la pluralidad cultural o la España plural de los ciudadanos diversos pudiera validar una pluralidad de derechos o la España asimétrica de los territorios enfrentados, radicalmente contraria al principio democrático de igualdad.

Sin embargo, todavía hay cierta esperanza: EZKER BATUA observa “el notorio absurdo que implica que un ciudadano vasco pague distintos tributos en función del territorio histórico donde resida”. Este principio, al parecer, no vale para los ciudadanos de un mismo Estado.

About the author

Sígueme en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 14 suscriptores