… Y volvió a demostrarse ayer, en sede parlamentaria vasca, lugar donde, en cuanto se debate fiscalidad, concierto económico o igualdad… les coloco contra las cuerdas. Ayer mismo me confesó el parlamentario de Ezker Batua: «Cada día me sorprendes más». A los nacionalistas no tanto, porque les importa un bledo que las distintas autonomías españolas dispongan de distintos instrumentos fiscales, pero a los parlamentarios socialistas y populares les enfrentamos a contradicciones más que evidentes. Seguiremos insistiendo.

Ayer mismo, a última hora del pleno de doce horas, contesté a Madrigal, señoría socialista: «Estamos absolutamente de acuerdo con lo que usted acaba de plantear: nos parece irracional que en un territorio tan pequeño (ella se refería a Euskadi, claro) existan distintas políticas fiscales para los mismos ciudadanos. Ahora bien, no me pregunte a qué territorio me refiero y hágaselo usted saber a sus compañeros de fuera del País Vasco… «. En su réplica ni me contestó a esto en concreto. Y la Cámara, en silencio. Sus compañeros de partido, al pesar delante de sus escaños, me sonrieron. Por no llorar.

Sígueme en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.