El actual Gobierno Vasco dice apostar por la innovación. Sin embargo, en diferentes áreas, desde la nanotecnología y la robótica, hasta el desarrollo de aplicaciones en nuevas fuentes de energía, hemos creado una red público-privada de centros tecnológicos que han desarrollado su actividad bajo el amparo de subvenciones y proyectos de dudosa aplicación con fines un tanto camuflados. Muchas empresas y centros de las diferentes redes creadas han vestido proyectos habituales como innovadores, sin serlo. Proyectos cuyo único fin ha sido soportar cargas de personal originariamente establecidos para otros menesteres dentro de las empresas.

Nos encontramos en un momento crucial, tanto por la situación económica (momento de oportunidades, momento de invertir, momento de iniciar nuevos caminos, momento de innovar) como por la necesidad de un cambio en el modelo económico y de desarrollo de nuestro país.
Todos apostamos supuestamente por la innovación, por el desarrollo. Pero debe ser la verdadera innovación, no un trabajo distinto bajo el nombre de innovación, sin serlo. Es decir, aquellos procesos que permitan diferenciar a nuestras empresas de las del resto del mundo, desarrollar verdaderas aplicaciones exclusivas. No se trata de copiar lo que hacen otras empresas y cambiarle el nombre.

Hace falta, es necesario, disponer de investigadores propios, con proyectos propios y que partan de desarrollos propios y nuevos. Y queremos que los recursos económicos que deben servir hoy para disfrutar mañana estén bien controlados y gestionados. En Euskadi hay más de 2000 profesionales dedicados supuestamente a la innovación. No queremos que sea una ilusión, sino ver proyectos hechos realidad y que se convierten en el motor de esta región.
Por ello exigimos al nuevo Gobierno vasco que se profundice en la supervisión y control de los procesos de innovación, desarrollo e investigación, implicando a departamentos y al propio consejero en obtener resultados reales, no imaginarios o permanentemente anclados en el pasado, sin aplicación práctica futura. Porque no se trata de más innovación, sino de mejor innovación y más desarrollo.

Sígueme en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.