Por mucho que insistan, no cuela. Nuestro objetivo como partido político no es alcanzar la España Una y Uniforme, sino un Estado descentralizado pero igualitario, compuesto por autonomías con las mismas competencias y, efectivamente, sin privilegios del tipo que sean. Una España moderna y abierta a Europa (incluso diluida en ella), habitada por ciudadanos libres e iguales, sin excepcionalidades ni anacronismos que lastran la igualdad y la solidaridad ciudadana. Y es por ello que criticamos la estructura institucional de Euskadi, donde las diputaciones recaudan y el Parlamento, sin las competencias necesarias, elaboran los presupuestos anuales. Unas diputaciones con determinadas competencias en materia tributaria de las que carecen las restantes autonomías, hecho insólito, además de injusto y nada igualitario.

Sígueme en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.