Nuestros principales candidatos europeos llevan semanas realizando un enorme esfuerzo y van a seguir haciéndolo a lo largo de toda la campaña recién iniciada para hablar de Europa, a diferencia del resto. Porque no se trata de hacer política nacional como si fueran unas elecciones generales o de dirimir asuntos internos o partidarios para, despreciando el proyecto europeo, tomar ventaja en el espacio casero. No se trata de de insultar a los adversarios políticos olvidando lo que nos jugamos este próximo día 7 de junio, sino de presentar y explicar nuestras propuestas, explicar nuestro ideario, publicitar nuestro programa y presentar a los mejores candidatos. Y esto es lo que UPyD ha tratado y trata de hacer.

Porque nuestro objetivo no es tanto defender los intereses vascos o españoles frente o contra los intereses de los ciudadanos de los otros Estados nacionales… como de trabajar por la Europa política, verdaderamente unida e igualitaria, que tendrá como resultado un mejor bienestar para el conjunto de los ciudadanos europeos.

Pensamos que no se trata de defender la integración europea únicamente de boquilla mientras se dinamita la igualdad en España y se divide al Estado, fragmentándolo y dividiéndolo hasta el infinito… sino de apostar por un espacio común convergente que elimine definitivamente las fronteras interiores, un espacio con una política exterior común, una política de defensa común, una política de inmigración común, un marco sobre justicia común, una política sanitaria común y… una ciudadanía europea común.

Se trata de dar los pasos necesarios, de querer dar los pasos necesarios para alcanzar un espacio europeo igualitario, diverso pero unido, plural, cosmopolita y solidario donde, por ejemplo, no se utilice a los inmigrantes como mano de obra barata en fases de expansión para luego expulsarlos en cuanto llega una crisis económica.

Nosotros queremos una Europa con cada vez más competencias soberanas y con cada vez más proyectos compartidos, justo a lo que se oponen los viejos partidos tradicionales en nuestro país. Por tanto, no queremos la Europa de los Estados nacionales nacionalistas que desconfían de la verdadera unidad política, sino la de la convergencia y la de la verdadera integración económica, social y política.

No una Europa de las regiones o los pueblos uniformados, sino la Europa de los Ciudadanos.

Sígueme en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.