OBJETIVO: MÁS AUTONOMÍA … DEL SER HUMANO.

Una de las señas de identidad que los iniciales impulsores e ideólogos del partido quisieron destacar fue la capacidad del mismo para superar dogmas indiscutibles y sectarismos varios, de modo que no hubiera nunca el menor problema para que pudiéramos apoyar proyectos de cualquiera de los partidos que conforman el abanico de la representación popular española. Si no me equivoco, así se ha hecho hasta ahora, haciendo gala de una magnanimidad que ya quisiera haberse aplicado el mismísimo Aristóteles. Somos de tal pasta que no hemos tenido problema alguno en ir de la mano del BNG o IU cuando de la profundización del laicismo en la vida pública se ha tratado ni de la mano del Partido Popular para cuestiones diversas que entendimos procuraban el bienestar de los ciudadanos. Cuando se pensó que el gobierno socialista tenía razón, se le apoyó, e incluso nuestra representante parlamentaria Rosa Díez modificó su posición en una ocasión relacionada con la situación de nuestras tropas en el extranjero, tras escuchar determinada reflexión del portavoz socialista y entender (y atender) sus explicaciones. Qué decir de la insistencia con la que Fernando Savater defiende la asignatura de Educación para la Ciudadanía, proyecto socialista que cuenta con nuestro apoyo, a grandes rasgos al menos. Hay decenas de ejemplos de los que podemos sentirnos orgullosos. Ayer mismo, Carlos Martínez Gorriarán, en su blog, no tuvo reparos en criticar la última iniciativa de Garzón y acusarlo de pretender justicia para los muertos antes que para los vivos. Lo fácil hubiera sido, quizás, despachar el asunto con algún lacónico mensaje que evitara dar argumentos y regatear de este modo el encasillamiento que pretenden, eludiendo coincidir con personajes como Federico Jimenez Losantos, pongamos por caso. Pero no se hizo. Ni esta vez ni en otras, y me consta que así seguirá siendo, al menos mientras nos encontremos tan bien liderados como hasta ahora. De hecho, ésta es la transversalidad sobre la que tanto se habla y que reivindico: recoger lo mejor de cada casa, no que en nuestra casa quepan todos con todas sus ideas, pues somos un partido con un programa, no una asociación vecinal o una plataforma antitaurina.
.
Por tanto, mantengamos el pie sobre el acelarador que dignifica la política y, de paso, sobre el del progresismo que defendemos y nos caracteriza. No para adoptar poses demagógicas que reciban el aplauso de la izquierda oficial y sectaria (y ciertamente reaccionaria, en ocasiones), sino para ensanchar derechos ciudadanos, impulsar aquello que dignifica al género humano y lograr su plena autonomía, por encima de dogmas, tradiciones y miedos piadosos. El gobierno socialista, a su manera, nos acaba de anunciar una nueva ley del aborto que sustituya a la vigente y que probablemente sea de plazos. Y otra sobre la muerte digna. UPyD deberá estar atento, como acostumbra, al debate que pronto se abrirá. Ojalá podamos aportar nuestro grano de arena (y nuestra carencia de hipotecas) para que estas dos nuevas leyes lleguen a buen puerto.
About the author

Sígueme en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 14 suscriptores