A VUELTAS CON EL CONCIERTO (y III)

Y así como para el Gobierno Vasco, Gobierno Central, Diputaciones de los tres territorios históricos y todos los partidos vascos con representación parlamentaria, ha sido una gratísima noticia el espaldarazo al Concierto Económico dado por la abogada Juliane Kokott, para el ejecutivo de la Unión Europeo significa un paso atrás más que evidente en sus pretensiones de armonización de la imposición directa en territorio europeo. Rechaza la Comisión Europea que dentro de los estados existan regímenes fiscales diferenciados y pregunta en alto, para quien quiera escuchar: ¿Por qué hay Estados que se resisten a algo que parece de sentido común, como que dos ciudadanos europeos, vivan donde vivan, soporten la misma presión fiscal?
Deben sentirse apesadumbrados. Si poner de acuerdo a 27 países sobre las bondades de la armonización fiscal era ya una tarea casi mesiánica y de titanes, el multiplicar esta idea por varios sistemas tributarios regionales en cada Estado, se antoja como un sueño irrealizable.
Opina Pello González, diputado de Haciendas y Finanzas, que el Concierto Económico es el mejor instrumento de progreso y desarrollo del que dispone Euskadi, instrumento esencial que nos permite fijar nuestros pripios impuestos, recaudarlos y gestionarlos. Y va más lejos: considera que el reconocimiento europeo del Concierto Económico, cuando definitivamente se produzca, supondrá «la legitimación de los derechos históricos, en los que se fundamenta el Concierto, en el ámbito europeo». Llegados a esto punto y escuchando todas estas y otras argumentaciones, uno no puede menos que preguntarse: ¿no son privilegios de lo que estamos hablando?, a lo que Pello González responde: «si quien fija el impuesto, asume las consecuencias que de este hecho se derivan para su economía, sin recurrir a compensaciones, no cabe hablar de privilegio».
Por su parte, Eduardo Zubiaurre, presidente de Adegi, se encuentra tan feliz como el resto, ya que confía que esta argumentación de la abogada europea sirva para dotar de seguridad jurídica a la capacidad fiscal y tributaria que nos confiere el Concierto Económico. Cree, además, compartir, con la mayoría de la sociedad vasca, que el Concierto es el pilar del autogobierno vasco y un instrumento para favorecer la actividad económica y el dinamismo de las empresas.
Finalmente, el diputado general guipuzcoano Markel Olano, además de felicitarse por lo que se avecina, reivindica el blindaje del instrumento económico examinado, imprescindible, considera, para que, en caso de conflicto, las normas forales vascas sean enjuiciadas sólo por el Tribunal Constitucional.
Sirvan, por tanto, estas tres últimas entradas, para reflexionar al respecto del tema tratado. Será un ejercicio tan imprescindible como saludable.
About the author

Sígueme en Twitter

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 14 suscriptores