El nacionalismo quiere privar a una parte de la ciudadanía del derecho a decidir

Publicado en: Blog, Uncategorized | 0

(intervención parlamentaria)

Puesto que hablamos de Cataluña, quiero comenzar mi intervención mostrando:

– nuestra solidaridad con los miles de catalanes víctimas de los recortes sociales impulsados por su propio gobierno autonómico;

– nuestra solidaridad con los miles de catalanes víctimas del desempleo, la precariedad, la pobreza, la desigualdad y los desahucios;

– nuestra solidaridad con los catalanes olvidados y abandonados por un gobierno autonómico en manos de un partido político afectado, conviene recordarlo, por gravísimos casos de corrupción política que todavía no se han depurado;

– nuestra solidaridad, en fin, con los miles, millones de catalanes víctimas de un gobierno que, lejos de resolver sus problemas reales… los lleva por la senda de la confrontación, la división y el enfrentamiento.

Estos son los principales problemas que tienen a día de hoy nuestros conciudadanos españoles que habitan en CATALUÑA, sean nacionalistas, independentistas o ciudadanos a secas: en definitiva y por resumir, que su gobierno no sólo se muestra incapaz de resolver sus problemas REALES… sino que les crea problemas añadidos nuevos.

Porque, además, ¿qué sentido tiene la independencia de un pequeño territorio en la Europa que queremos construir?

Ninguno.

Precisamente, tal propuesta no sólo es profundamente antidemocrática y claramente ilegal sino absurda en el mundo globalizado en el que hoy vivimos y en la EUROPA de CIUDADANOS que queremos construir. Por tanto, es ésta una propuesta antidemocrática, ilegal, absurda y profundamente reaccionaria… porque no hay nada más reaccionario que levantar fronteras entre unos ciudadanos y otros.

Nosotros preferimos seguir trabajando y REIVINDICAMOS:

– una EUROPA de ciudadanos libres e iguales;

– una EUROPA sin muros ni fronteras ni barreras interiores;

– una EUROPA con unas instituciones más transparentes y más democráticas de las que hoy disponemos;

– y, desde luego, una EUROPA más disponible, dispuesta y preparada para enfrentar los grandes desafíos globales… y más capaz de mejorar la vida de la gente que en ella vive.

Hoy, ser un pequeño ESTADO, PAÍS o TERRITORIO tiene muchas más DESVENTAJAS que VENTAJAS… salvo las VENTAJAS sentimentales de algunos… en las que ni siquiera merece la pena entrar.

De hecho, es eso a lo que nosotros aspiramos: a vivir en una EUROPA unida y diversa donde quepan los sentimientos de todos y donde todos los ciudadanos tengan los mismos derechos y las mismas obligaciones. Y, desde luego, más social, más igualitaria y más solidaria.

Si a los nacionalistas no les he convencido aún… nos queda recordar la legalidad vigente (no hay democracia sin ley): la vigencia de la CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA y el ESTADO de DERECHO.

– Y que el modelo territorial del ESTADO lo decidimos entre todos los ciudadanos españoles.

– Y que la ciudadanía no se puede fraccionar.

– Y que la soberanía corresponde al conjunto de los ciudadanos españoles.

– Y que el derecho a la autodeterminación no existe en ninguna constitución democrática del mundo.

– Y que fuera de la ley no hay democracia.

– Y que los ciudadanos podemos decidir… pero en el marco de nuestras competencias.

Aunque nadie me lo ha pedido, haré una REFLEXIÓN sobre la llamada TERCERA VÍA que algunos plantean para solucionar las pulsiones nacionalistas:

– es seguro que algunos la plantean con toda la buena voluntad del mundo pero, en mi opinión, no solucionaría ni uno solo de los problemas que existen a día de hoy en ESPAÑA los nacionalistas, insaciables, ya han dicho que no les vale; y, además, y más importante, si se optara por una supuesta solución tipo “PACTO FISCAL” o “CONCIERTO ECONÓMICO” para CATALUÑA, tal supuesta solución implicaría la inviabilidad del propio ESTADO. Y, por lo tanto, además de injusta, imposible de llevar a la práctica:            lo que el país necesita no es más desigualdad sino justo lo contrario: MÁS IGUALDAD, MÁS COHESIÓN y MÁS SOLIDARIDAD, no menos. Estos principios nos benefician a todos, también a los nacionalistas.

Lo mejor, en nuestra opinión, es no ceder un ápice ante las reivindicaciones nacionalistas: no solamente porque son insaciables sino porque ceder ante sus pretensiones perjudicaría gravemente el interés general de los ciudadanos. Y bastante se ha cedido durante demasiados años.

Nosotros defendemos una REFORMA de la CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA: no para acomodar a los nacionalistas sino para modernizar el país y defender la igualdad de todos los ciudadanos españoles y el interés general.

En concreto, para ir hacia un ESTADO FEDERAL SIMÉTRICO dentro de una EUROPA FEDERAL: para acabar con las duplicidades y las ineficiencias existentes en nuestro ESTADO AUTONÓMICO, para modernizarnos internamente, para garantizar el ESTADO del BIENESTAR, para dedicar los recursos públicos a resolver los problemas reales de los ciudadanos… y para seguir avanzando en la construcción de una EUROPA (de los CIUDADANOS) más cohesionada y potente, más democrática y transparente, a través, también, del traslado de más competencias a las instituciones europeas.

A pesar de que el camino para alcanzar estos objetivos está amenazado por los nacionalismos pequeños disgregadores y por los nacionalismos grandes de ESTADO que dificultan la construcción europea, nosotros somos optimistas y abogamos por ello.

En fin, hay razones democráticas y legales para votar en contra de la iniciativa de EHB y para votar a favor de nuestra ENMIENDA, cosa que pedimos hagan los demás grupos políticos.