Los presupuestos vascos y UPyD

Publicado en: Blog, Uncategorized | 2

El PNV nos ha presentado un proyecto de Presupuestos para la CAPV plagado de recortes y ajustes, un proyecto de Presupuestos que no impulsa la actividad económica y la generación de empleo y un proyecto de Presupuestos que sustenta un proyecto político nacionalista: la construcción de la “nación vasca en Europa”, en palabras de Iñigo Urkullu. Ante esto, es muy probable que UPyD presente la correspondiente enmienda de totalidad.

UPyD, ante la elaboración (en la que no hemos participado), presentación, debate y aprobación o rechazo del proyecto de Presupuestos, debe actuar con responsabilidad, generosidad, altura de miras y rigor. Es lo que  hemos venido diciendo hasta ahora: UPyD hará lo que todo partido político debe hacer: arrimar el hombro para ayudar a salir de la crisis económica en la que nos encontramos, impulsar la actividad económica, crear empleo y hacer posible una Euskadi lo más igualitaria y sostenible posible, dentro de España y de Europa, solidaria y viable. UPyD arrima y arrimará siempre el hombro, esto es, dará lo mejor de sí mismo, es decir, planteará una y otra vez sus propuestas políticas para que puedan servir al conjunto de la sociedad vasca. Como estamos firmemente convencidos de que son buenas para la sociedad, otra vez las expondremos para quien quiera recibir nuestro voto o nuestro apoyo.

Nos encontramos en una situación caracterizada por las estrecheces presupuestarias y el crecimiento del paro, la desigualdad, la pobreza y la desesperanza. Sin embargo, hay esperanza, porque estas estrecheces presupuestarias y esta crisis económica, política y social se resuelven con medidas políticas puestas al servicio de la sociedad. Nosotros nos comprometemos a ello. Dicho esto, conviene recordar que las estrecheces presupuestarias actuales son consecuencia directa de las decisiones que voluntariamente se decidieron no tomar en el pasado. Y aquí son responsables los principales partidos políticos vascos, que han venido postergando reformas imprescindibles: la reforma integral del sistema fiscal vasco, la lucha denodada y en colaboración contra el fraude fiscal, el redimensionamiento del Sector Público referido a los entes opacos e innecesarios que se crearon por amiguismo y siguen existiendo todavía hoy y la indispensable reforma del (disparatado) entramado institucional vasco. Si todas estas reformas fueron necesarias antes, ahora son urgentes e indispensables. Y deberán plantearse otra vez ahora, durante el debate y negociación presupuestaria. De esto propondremos hablar. Sin olvidar una cosa más: UPyD no está aquí para dulcificar ningún proyecto nacionalista sino para impedir que se lleve a cabo y, defender, con ahínco y argumentos, más igualdad, más libertad y más democracia. Creo haberme explicado.  

2 Comentarios

  1. joaquinsarabia
    |

    ¿Qué son más importantes los ciudadanos o los territorios?, creo que los importantes son los ciudadanos y en ellos es en los que hay que pensar.

  2. Andrónico
    |

    La crisis se debería utilizar para sanear en profundidad panorama institucional vasco. Cuando dicen que son presupuestos para “la construcción de la nación vasca en Europa” ya os dicen que ese saneamiento no está en la agenda. Las mismas políticas de despilfarro en políticas nacional-patrióticas mientras los recortes quedarán para la sanidad, educación, etc. Mientras la estructura económica vasca se hunde sin que hagan otra cosa que echar falsariamente la culpa a ese Madrid que subvenciona esos servicios vía Pufo Vasco, preparan presupuestos “para construir la nación vasca”.
    Por cierto, entre las medidas que propones como imprescindibles, echo en falta la fusión de municipios. Euskadi es el territorio donde se ha llevado más al delirio el proceso de fragmentación, posiblemente porque ha sido un medio artificial de engordar las listas de “electos”. Te recuerdo una caso escandaloso que imagino que conocerás, Iruerrieta. En el nauseabundo panorama institucional vasco, el tema de la fusión de municipios quizá tendría que estar más presente en el debate político.