Crisis y nacionalismo: hay alternativas.

Publicado en: Blog, Política, Uncategorized | 2

Creo que Euskadi tiene a día de hoy dos problemas de inmensa gravedad y, por tanto, dos grandes retos: hacer frente y superar cada uno de esos dos graves problemas y amenazas sin costes sociales o con los menores costes posibles. El primero de ellos es la crisis económica y los recortes sociales, los desahucios, el incremento de la pobreza y la desigualdad, el desempleo, el cierre de empresas y la falta de esperanza en una importantísima parte de la sociedad. El segundo es el nacionalismo, cuyo último estadio vemos estas semanas perfectamente reflejado en el disparate catalán: la pretensión de fracturar la sociedad, dividir, acabar con la pluralidad y ocultar una penosa gestión. El avance del nacionalismo vasco nos acerca al precipicio: la consecución de sus objetivos (mientras no los logran viven de reivindicarlos) nos sacaría de España, del Euro y de la Unión Europea, resquebrajaría la convivencia entre vascos y de estos con los restantes ciudadanos españoles, nos llevaría a la ruina económica, política y social y nos arrastraría a la pobreza cultural y al subdesarrollo.

Para hacer frente a la crisis económica y a los injustos recortes sociales contra los ciudadanos no hay varitas mágicas. Desde UPyD pensamos que es indispensable refundar el Estado Autónomico y, por cierto, avanzar en la construcción de una Unión Europa constituida por ciudadanos libres e iguales, más democrática y menos burocrática, con unidad fiscal y federal. Y en Euskadi, reformar el disparatado entramado institucional, reducir drásticamente las empresas públicas, entes y fundaciones existentes, fusionar municipios, reformar el sistema fiscal, poner en marcha un plan conjunto de lucha contra el fraude fiscal y destinar los recursos a lo realmente importante: ayudar a nuestras empresas, impulsar su internacionalización, invertir en I+D+i y mejorar la educación, para así incentivar la actividad económica y poder crear empleo estable y de calidad, mejorar la vida de la gente, descartar los recortes sociales, proteger los servicios públicos y el Estado del Bienestar. Y buscar una solución definitiva al drama de los desahucios: si hay dinero público para ayudar a las entidades financieras, con más razón hay derecho a exigir que se ayude a las víctimas atrapadas en una burbuja inmobiliaria fomentada o al menos no evitada por los poderes públicos.

Y respecto a la amenaza nacionalista, debemos hacer pedagogía democrática y de la igualdad, con argumentos e ideas que deben ser perfectamente explicadas y expuestas. Ante el agravamiento de la crisis se incrementa el número de personas que aboga por soluciones particulares que se reflejan de distintos modos: desde el sálvese quien pueda autonómico hasta el liberalismo insolidario de la peor calaña que aprovecha las circunstancias para imponer su modelo de toda la vida. Frente a esto, debe defenderse la unidad y el bien común, la solidaridad individual e interterritorial, los derechos de ciudadanía, la igualdad, la democracia y la justicia social.

2 Comentarios

  1. David
    | Responder

    Me gusta mucho el nuevo diseño de la pagina. Quizás el tipo de letra del texto principal dos puntos mas grande.

  2. joaquinsarabia
    | Responder

    Querido Gorka, éso que has escrito, se llama decir las cosas con sencillez y como son.
    Me gusta éste nuevo formato de tu blog.
    Un Abrazo 😉 .

Dejar un comentario