El fascismo de Bildu y los necios

Publicado en: Blog, Política, Slider, Uncategorized | 0

La Diputación Foral de Guipúzcoa, gobernada por Bildu, ha tomado tres decisiones en materia lingüística: una, ha decidido relacionarse únicamente en euskera con los medios de comunicación; dos, ha anunciado un plan intensivo para que el euskera se convierta en lengua habitual de trabajo en los interiores de sus instalaciones, es decir, un plan para obligar a los trabajadores a que hablen en euskera entre ellos; y tres, ha anunciado que ninguna empresa podrá conseguir una obra pública en el territorio donde ellos gobiernan si no acredita que los directores de la obra conocen perfectamente el euskera. Es decir, y por ir aclarando de lo que estamos hablando: los fascistas de Bildu han decidido dar una vuelta de tuerca a la aplicación efectiva de las políticas lingüísticas que implantó el nacionalismo durante décadas… y que el PSE y el PP se han negado a modificar durante estos tres años y medio de fraudulento gobierno. Pondré un ejemplo que revela el espanto: la última iniciativa planteada por el PP vasco en materia lingüística fue presentada junto a Eusko Alkartasuna y tenía como objetivo defender los derechos lingüísticos… ¡de los vascoparlantes! Por lo demás, lo sabéis de sobra: cada iniciativa parlamentaria de UPyD para acabar con las discriminaciones lingüísticas fue recibida con un no rotundo por parte de los otros 74 parlamentarios, que dijeron amén una vez sí y otra también a las políticas lingüísticas del nacionalismo.

 

He escuchado a algunos dirigentes populares y socialistas llorar amargamente a estas horas. Debe ser sentimiento de culpa… o vergüenza. Cuando planteé en el Parlamento Vasco iniciativas que pretendían garantizar la libertad lingüística, me insultaron. Y no hace ni una semana, tanto el Partido Popular como el Partido Socialista votaron en contra de una iniciativa de UPyD para prevenir y erradicar la discriminación lingüística y asegurar la libertad de elección de lengua, entre, otra vez, los ya habituales insultos de ambas bancadas.

 

Este último disparate de la política española vuelve a poner de manifiesto lo que venimos diciendo: el problema no son tanto los nacionalismos disgregadores que nos amenazan desde hace décadas sino las actitudes y los hechos de aquellos que, sin supuestamente serlo, vienen comportándose como si también fueran nacionalistas. Antonio Basagoiti ha llamado hoy nazis a los nazis. Los necios son los ignorantes o imprudentes que no saben lo que pueden o deben saber. Y Basagoiti y los suyos no han movido un músculo durante estos tres años y medio para corregir los desvaríos discriminatorios de las políticas lingüísticas; es más, las han protegido por la vía de los hechos. Sus compañeros de partido, la misma semana pasada: como Amaiur, votaron en contra de la propuesta de UPyD para acabar con las discriminaciones y los abusos lingüísticos.

 

Dejar un comentario