Nuestra indignación, en las instituciones.

Publicado en: Blog, Política, Uncategorized | 7
La situación política se encuentra en un momento ciertamente preocupante (y a su vez apasionante). No sólo porque el país se encuentra en una encrucijada histórica debido a la ingente cantidad de reformas constitucionales que deberemos entre todos impulsar sino porque sobre la mesa se encuentran los grandes asuntos que UPyD quiso plantear desde su fundación (ahora hace cuatro años). La reforma de la ley electoral, la independencia del Poder Judicial, la reestructuración del modelo de Estado, la educación, la despolitización de las cajas de ahorros, la libertad lingüística, la revisión del Senado, la derrota de ETA, la eliminación de las diputaciones, la unificación de los municipios, una política fiscal unitaria y común, etcétera, son los asuntos que UPyD (y la tozudez de los hechos) han puesto sobre la mesa de las grandes discusiones políticas (las pequeñas se las dejamos a Pepiño Blanco y semejantes).

.

Y respecto a Euskadi, ésta es la actividad planteada por UPyD en el Parlamento Vasco que trata de abarcar los grandes asuntos que afectan al conjunto de los ciudadanos: comparecencia de la consejera de Cultura para que explique las supuestas modificaciones realizadas por el Gobierno para modificar las relaciones de puestos de trabajo de la Administración, en lo que se refiere a perfiles lingüísticos; comparecencia de Txema Urkijo y Maixabel Lasa para que expliquen por qué dijeron que “la memoria de las víctimas debe ser inclusiva” y den cuenta además de la situación en la que se encuentra el llamado “Mapa de la Memoria”; comparecencia del consejero de Sanidad para que explique los motivos por los que no se han modificado un pelo las exigencias de euskera en la inminente OPE convocada por Osakidetza; la comparecencia de la consejera de Cultura para que dé cuenta de la situación de los becarios en el Museo Guggenheim; y comparecencia de SOS Bebés Robados, para que planteen en sede parlamentaria sus preocupaciones acerca de este verdadero drama.

.

Además, tenemos pendientes de debate las siguientes proposiciones no de ley planteadas por UPyD: la relativa a la reapertura de negociaciones sobre el futuro del museo Chillida-Leku; la relativa a la transparencia y publicidad de los datos relativos a entidades del sector público y de las participadas por la Administración general de la CAV (y que PP y PSE han enmendado “convenientemente”); otra sobre el nombre oficial de las provincias vascas; la relativa al abandono del proyecto de ampliación del aeropuerto de San Sebastián; la relativa a la colocación de la bandera española en los ayuntamientos; una relativa a la creación del Centro de la Memoria de las víctimas del terrorismo (donde nacionalistas y socialistas quieren incluir a las “otras víctimas”); una más sobre el abandono del proyecto de soterramiento del tren de alta velocidad a su paso por Vitoria (y la broma de los 500 millones de €); otra sobre la celebración del Día de la Memoria (donde nacionalistas y socialistas quieren que estén presentes las “otras víctimas”); otra para la ilegalización de Bildu; y, finalmente, la registrada ayer mismo: iniciativa para recuperar el Impuesto sobre el Patrimonio e impulsar un plan conjunto de lucha contra el fraude fiscal en el País Vasco. Además, a lo largo de los próximos días presentaremos dos propuestas más, una de las cuales puede tener mucha repercusión mediática (veremos).

.

En fin, ésta es la manera que tenemos en UPyD de trabajar por y para los ciudadanos. Éste es el modo que utilizamos para alcanzar una sociedad más justa, igualitaria y libre. En el Parlamento Europeo, en el Congreso de los Diputados, en el Parlamento Vasco, en la Asamblea de Madrid… y en cada uno de los municipios donde tenemos representación institucional: actuando localmente… pero pensando antes en lo global. Con propuestas concretas, con argumentos y con mucho debate. Nuestra indignación trasladada a las instituciones para cambiar las cosas.

7 Comentarios

  1. Anonymous
    | Responder

    Por cierto, Gorka, ya que en vuestro partido estáis tan comprometidos con la “libertad lingüística”, ¿no tenéis nada que decir sobre el caso de ese ciudadano de Oñati al que han tardado más de diez meses en efectuarle una colonoscopia “urgente” porque no había ningún médico que pudiera atenderle en euskera, su idioma materno que es cooficial en el País Vasco y en el que tiene derecho a ser atendido? Sí, ya sé que había médicos que podían haberle atendido en español, pero como ciudadano con todos sus derechos en vigor, ¿no tenía derecho a ser atendido en el idioma de su elección?

  2. Anonymous
    | Responder

    conozco a un medico, joven, M.I.R, y supereuskaldun que atendió a mi aita al terminar la colonoscopia mi aita le dijo, emendik aurrera nire ipurdia mediku onena, bakarrik, ikutuko du, zure iskuntza, oso ondo baina zure eskuak izugarizko mina egin naute.

  3. Anonymous
    | Responder

    Es lo que pasa con los M.I.R. que se confunden de orificio y te acaban metiendo el chirimbolo por el gañote. Pero no te preocupes, creo que la pera es de un solo uso, y en todo caso los demás llevamos tragando mierda décadas con esto del nacionalismo. Otro día nos explicas el chiste a los que no descendemos de Aitor y de Amaya.

    Ah, y el día que des la cara, yo no me registro como anónimo.

  4. Anonymous
    | Responder

    Hay que estar tronado para negarte a recibir asistencia médica porque no hablan tu fantástico idioma. Cuando vas a cualquier hospital, los extranjeros ya procuran hacerse entender aunque sea por señas (por la cuenta que les trae). Por mi parte ese ciudadano de Oñati se puede ir a tomar por c…

  5. Alejandro
    | Responder

    Efectivamente, todo vasco tiene por ley derecho a que en las Administraciones vascas se le atienda en Euskera.

    Esa ley es una estupidez ya que es imposible de cumplir, porque pese a quien pese, el euskera es un idioma muy minoritario en el Pais Vasco. No hay suficientes funcionarios euskaldunes. El idioma mayoritario de los vascos es el castellano o español. Esa es la realidad aunque a muchos les jorobe.

    Ahora lo que se quiere hacer es convertir ese idioma minoritario en mayoritario (o único) a base de obligar a aprenderlo.

    Montones de gente están aprendiendo vasco porque es la única forma de entrar en la Administración.

    ¿Cómo puede ser el euskera el idioma del Pais Vasco, cuando los propios vascos lo están aprendiendo ya de adultos, y en muchos casos por motivos totalmente utilitarios en el peor sentido de la expresión (no para comunicarse sino para conseguir un puesto)? Si yo aprendo un idioma de adulto no es MI idioma.

    O dicho de otra forma, yo no necesito aprender MI idioma.

    ¿A quién quieren engañar?

  6. Alejandro
    | Responder

    Sobre este tema, divertido el artículo de Santiago Gonzalez:

    Por la boca muere el pez

  7. Anonymous
    | Responder

    Pues si, ese señor tiene que estar muy tocado para no recibir la atención médica necesaria por (comparativamente) semejante nimiedad. Ahora bien, es cierto que se hecha de menos que habléis de libertad lingüística mientras olvidáis la exclusión en los casos como este que cuenta el del primer comentario.

    Por cierto, yo soy joven y no estoy muy al tanto pero si, Lasa y Zabala también son victimas. Primero de los que acabaron con ellos y luego del Estado de Derecho. Otra cosa es que alguien pueda pensar que lo tenían merecido o que mejor separar los de uno y otro lado.

    Por lo demás, me gusta lo que hacéis en UPyD y como lo hacéis. Ánimo y suerte para el 20N !

Dejar un comentario