Sobre la reforma de las pensiones.

Publicado en: Blog, Política, Uncategorized | 4
Suena ciertamente extraño escuchar a diestra y siniestra que es necesario (¡y urgente!) proceder a una reforma profunda del sistema español de pensiones aduciendo la precaria situación económica que padecemos. Creo que el proceso argumental debería ser justamente el contrario: deberemos mejorar la situación económica, hacer disminuir nuestra tasa de paro e incrementar nuestra productividad y eficiencia para seguir manteniendo el sistema público de pensiones que disfrutamos. Porque debe recordarse que el sistema español de pensiones tiene superávit desde hace años… a diferencia de países como Francia, con sistemas más necesitados de reformas profundas… y más urgentes. Y suena extraño el empeño socialista en tomar todas las medidas antisociales posibles, mandatados por los impacientes mercados internacionales, inclusive la medida de retrasar la edad de jubilación hasta los 67. Y suena extraño este empeño sin que se tengan otros empeños previos, a saber: mejorar los incentivos para retrasar voluntariamente la edad de jubilación, meter mano a las jubilaciones anticipadas y a las insostenibles jubilaciones parciales, objetivizar las invalideces y, quizás, incrementar el período de cálculo más allá de los últimos 15 años. Estas medidas serían más que suficientes para fortalecer y hacer sostenible un sistema público que algunos pretenden echar abajo (y sustituir por otro). Y, claro, suena ciertamente extraño que, como paso previo, no se eliminen los privilegios de los diputados nacionales.

4 Comentarios

  1. Sake
    | Responder

    Parece que la culpa de la crisis economica es de los pensionistas, malvados seres que después de trabajar toda una vida cobran para comer. Lo malo es que el ahorro es insignificante comparado con el enorme despilfarro de la mala administración de la Comunidades Autonomas, y uno se pregunta ¿para que queremos un gobierno como éste?.

  2. Juan
    | Responder

    Estupendo análisis, Gorka. El despilfarro y el mal gobierno siempre lo pagan los mismos, los ciudadanos. Y mientras tanto, la crisis política de fondo continúa agravando a la económica. Con tu permiso, lo comparto.
    Un abrazo desde Badajoz y felices fiestas!!

  3. Anonymous
    | Responder

    Buenas noches, Gorka.
    Sobre la propuesta de UPyD para reducir los privilegios de los diputados nacionales, se hace hoy eco nuestro pequeño diario local, aquí en Navarra.
    Para disgusto de los seguidores de José Bono, en la segunda pagina, se dedica un amplio espacio al asunto. Con foto de nuestra portavoz y del inefable presidente del congreso, que insiste en explicar que además de merecerse esos privilegios, ¡son muy pocos los que los disfrutan! así que no es cuestión de pretender que España valla a salir de la crisis por que los diputados vean mermadas sus prestaciones de jubilación.
    Me comentaba hoy una afiliada, que seguramente esta mañana, despues de leer la noticia, un buen numero de navarros habría pensado en que quizá, sería interesante votar a un partido que dice eso en el parlamento de Madrid, para que tambien lo diga en el de Pamplona.

  4. diego
    | Responder

    Es razonable lo que dice, Gorka. A mi me parece que habría que replantearse el sistema -de reparto- de la S. Social, y ver de cambiarlo por otro de capitalización. Naturalmente, con un amplio plazo de adaptación de treinta o más años, para que los cambios vayan poco a poco.

    El actual sistema hace aguas por varios motivos: a) esta a merced del poder político, b) uno nunca sabe si va a cobrar ni cuanto, ni si recalcularan su base, ampliarán el periodo de cotización, de carencia, de cálculo de la pennsión, etc… En un sistema de capitalización, el Estado no decide cuánto cobro, ni cuándo me jubilo, sino yo, de modo que si a mi me interesa me jubilo,y en todo momento sé “cuanto tengo ahorrado”.

    El sistema de capitalización no es incompatible con un sistema de reparto -al que podrían apuntarse aquellos a quienes les parezca mejor, por la razón que sea, seguir este sistema. Y por supuesto, con un sistema de cierre -pensiones no contributivas- con cargo no a cotizaciones, sino a impuestos (como el actual).

    Saludos, y gracias por tu estupendo trabajo, Gorka.

Dejar un comentario