Algunas reflexiones personales sobre los Toros.

Publicado en: Blog, Política, Uncategorized | 5
Es lo que tiene ser representante de los ciudadanos y parlamentario: ante hechos y propuestas de actualidad, preguntan por tu postura. A menudo ocurre que esperan una respueta concisa: sí o no, a favor o en contra, puntúe al gobierno de 1 a 10, cuál será su voto. Y un servidor es más propenso a la explicación razonada, a los argumentos entreverados, a los grises modulados, posponiendo titulares rimbombantes para una mejor ocasión o para los líderes políticos que nos asolan. Los periodistas necesitan aseveraciones tajantes, blanco o negro, polémica, afirmaciones enfrentadas, polos opuestos y mucha demagogia. Como sigo siendo un idealista y me niego a apearme de los postulados que me hicieron abrazar este proyecto, en esto apenas he cambiado. Ignoro, aunque reflexiono sobre ello, si este alejamiento del exabrupto gratuito nos da o nos quita votos, pero será difícil que mejore en ello: forma parte de mi identidad personal y sólo para determinados temas y principios me reservo contundencia: no hay nada que dialogar ni negociar con ETA, las lenguas no tienen derechos, la dedicación política es la actividad más elevada de la vida… y sigo siendo un empedernido defensor del diálogo y la negociación política… entre fuerzas políticas democráticas y en sede parlamentaria. Por lo demás, filosofo más que siento cátedra.

Sobre abundantes temas tengo ciertas dudas, lo que no evita que pueda afirmar determinadas cosas: tengo claro que UPyD no nació para solucionar en España el conflicto irresoluble que enfrenta a los taurinos y a los antitaurinos, y que en nuestro seno existen defensores a ultranza y ciegos opositores de la fiesta (en minúscula). También veo claro que tanto en Euskadi como en España tenemos problemas más graves que la prohibición o no de las corridas. Pienso sin dudar que entre los impulsores de la iniciativa planteada en Cataluña hay antiespañolistas enfermizos… pero también defensores convencidos de los animales. No creo en absoluto que los aficionados asistan a las plazas para disfrutar de ningún sufrimiento y mucho menos ninguna sobrecogedora cornada. Además de las corridas, existen otras actividades, fiestas y formas de sacrificar animales que producen sufrimiento en ellos. Para nada comparto las comparaciones que algunos pretenden plantear con alfileres: nada tiene que ver matar animales para llevárnoslos a la boca con un espectáculo (cultural o no) que sólo pretende entretener y divertir a los que pagan la correspondiente entrada. La fiesta no es Fiesta Nacional ni forma parte ni expresa una determinada identidad española. Es una tradición arraigada en nuestra sociedad, pero ni esto la justifica ni es por ello de obligado cumplimiento. Los animales no tienen derechos, lo cual tampoco puede significar que rechacemos tratar de hacerles el menor daño posible y evitar inflingirles sufrimiento gratuito. Y, para terminar: me opongo a los tiempos que corren donde las prohibiciones se multiplican y donde los talibanes crecen hasta debajo de las piedras.

5 Comentarios

  1. Sake
    | Responder

    Sólo felicitarte por éste estupendo escrito.
    Enhorabuena Gorka.

  2. Anonymous
    | Responder

    Yo es que no soy muy de escribir en blogs. Pero ha querido la fortuna (…o una amiga que te sigue y ha recomendado) que me haya “picao” el gusanillo de comentar algo aquí.

    Tampoco soy muy de filosofar… soy mas de discutir (que no debatir, eso es mucho mas aburrido). El caso es que me he puesto a leer tu entrada pero me he desinflado muy pronto. Te expongo los motivos.

    Primero, no puedo estar mas en desacuerdo contigo en que las cosas son de una psicodélica suerte de tonos de gris. Prohibir los toros o no prohibirlos…
    ¿cual es el gris? ¿Prohibirlos solo los martes? Además, entiendo, por tu modo de comenzar la entrada que eres representante popular… Es decir, de algún modo, parte del poder legislativo. Es curioso, no se me ocurren muchas cosas que sean mas blanco o negro que la ley pues a pesar de sus mil recovecos, o dice una cosa o no la dice. Y de hecho, todos sabemos lo que hacen los Diputados en el Parlamento ¿Verdad? botón rojo o botón verde, y encima les tienen que decir cuál
    pulsar.

    Sin tener nada que ver con el tema del blanco y negro o de los toros, me ha llamado poderosamente la atención algo en tu entrada… Y me pregunto ¿de verdad es posible que exista un texto escrito por alguien de UPyD que no haga referencia a ETA? Me imagino como debe ser ir al baño en vuestra sede: “voy a mear… pero no pienso negociar con terroristas”.
    Chascarrillos aparte (que espero no os hayan ofendido), es curioso que dediques mas texto a presentar tu modo de pensar y afrontar el debate de los toros, que ha hablar de ello. Y encima, cuando lo haces, no dices nada… Una cosa es filosofar, pero incluso a la hora de ser ecléctico hay que seguir buscando el término medio… Cito (de memoria, así q no hagáis mucho caso): Art. 6 de la Constitución “los partidos políticos articulan la voluntad popular bla, bla”. ¿Cómo articular la voluntad popular si lo más concluyente a lo que se llega es a
    que “Fiesta Nacional” debería escribirse en minúscula?
    Espero que entiendas que mi intención no es la de criticar a alguien de UPyD (lo cual, per se, no es tan mala idea), sino invitarte a que te mojes. En absoluto dudo que tengas las ideas claras, pero esas ideas deben llevarnos a conclusiones, más aún en el caso de los representantes del pueblo… Puedes argumentar tanto como quieras, pero al final todo se reduce a una cosa: ¿botón
    rojo o botón verde?

    Y bueno, como esto va de toros (parece mentira ¿Verdad?) dejaré mi opinión al respecto. Apestan… no el bicho, sino la fiesta (estoy de acuerdo contigo, debe
    ir en minúscula). Sin embargo, como no tengo problemas con mi identidad nacional, no necesito prohibirlo para demostrar lo poco español que soy o dejo de ser.

    Por concluir: “no hay nada mas necio que creer en absolutos… y esto es indiscutible”. Espero no haber sido demasiado molesto, pero lo dije desde el principio: así es más divertido.

  3. Anonymous
    | Responder

    Yo es que no soy muy de escribir en blogs. Pero ha querido la fortuna (…o una amiga que te sigue y ha recomendado) que me haya “picao” el gusanillo de comentar algo aquí.

    Tampoco soy muy de filosofar… soy mas de discutir (que no debatir, eso es mucho mas aburrido). El caso es que me he puesto a leer tu entrada pero me he desinflado muy pronto. Te expongo los motivos.

    Primero, no puedo estar mas en desacuerdo contigo en que las cosas son de una psicodélica suerte de tonos de gris. Prohibir los toros o no prohibirlos…
    ¿cual es el gris? ¿Prohibirlos solo los martes? Además, entiendo, por tu modo de comenzar la entrada que eres representante popular… Es decir, de algún modo, parte del poder legislativo. Es curioso, no se me ocurren muchas cosas que sean mas blanco o negro que la ley pues a pesar de sus mil recovecos, o dice una cosa o no la dice. Y de hecho, todos sabemos lo que hacen los Diputados en el Parlamento ¿Verdad? botón rojo o botón verde, y encima les tienen que decir cuál
    pulsar.

    Sin tener nada que ver con el tema del blanco y negro o de los toros, me ha llamado poderosamente la atención algo en tu entrada… Y me pregunto ¿de verdad es posible que exista un texto escrito por alguien de UPyD que no haga referencia a ETA? Me imagino como debe ser ir al baño en vuestra sede: “voy a mear… pero no pienso negociar con terroristas”.
    Chascarrillos aparte (que espero no os hayan ofendido), es curioso que dediques mas texto a presentar tu modo de pensar y afrontar el debate de los toros, que ha hablar de ello. Y encima, cuando lo haces, no dices nada… Una cosa es filosofar, pero incluso a la hora de ser ecléctico hay que seguir buscando el término medio… Cito (de memoria, así q no hagáis mucho caso): Art. 6 de la Constitución “los partidos políticos articulan la voluntad popular bla, bla”. ¿Cómo articular la voluntad popular si lo más concluyente a lo que se llega es a
    que “Fiesta Nacional” debería escribirse en minúscula?
    Espero que entiendas que mi intención no es la de criticar a alguien de UPyD (lo cual, per se, no es tan mala idea), sino invitarte a que te mojes. En absoluto dudo que tengas las ideas claras, pero esas ideas deben llevarnos a conclusiones, más aún en el caso de los representantes del pueblo… Puedes argumentar tanto como quieras, pero al final todo se reduce a una cosa: ¿botón
    rojo o botón verde?

    Y bueno, como esto va de toros (parece mentira ¿Verdad?) dejaré mi opinión al respecto. Apestan… no el bicho, sino la fiesta (estoy de acuerdo contigo, debe
    ir en minúscula). Sin embargo, como no tengo problemas con mi identidad nacional, no necesito prohibirlo para demostrar lo poco español que soy o dejo de ser.

    Por concluir: “no hay nada mas necio que creer en absolutos… y esto es indiscutible”. Espero no haber sido demasiado molesto, pero lo dije desde el principio: así es más divertido.

  4. Pedro
    | Responder

    Hola Gorka,

    Pues yo te felicitaría también si entre todas las acertadas reflexiones sobre el absurdo de las posiciones extremas hubieses dejado entrever alguna opinión.
    Por tu última frase, intuyo que estás en contra de la prohibición, pero leyendo todo el texto podrían haber argumentos para lo contrario.

    Y te quiero hacer una pregunta. Vista la situación y que realmente para una sociedad como la nuestra el matar un mamífero superior en un “juego” y haciéndolo sufrir es algo poco ético, ¿No te parece la mejor solución implantar la corrida Portuguesa?

    saludos,

  5. gorka maneiro labayen
    | Responder

    Gracias, Sake. Seguimos reflexionando. Por lo demás, ya habrá tiempo de apretar la tecla correspondiente… que por cierto no es lo que ahora me preocupa. Y no tiene por qué ser blanco o negro, ya que existe una tercera opción. Y, para terminar: ¿por qué tengo que mojarme más? ¿Y por qué ahora? ¿Y por qué no puedo filosofar y dejar abiertas opiniones diversas o ciertas dudas? Respecto al comentario que el “amigo” nos deja sobre ETA, sin comentarios (salvo uno): demuestra que está poco y mal informado, desconoce nuestra actividad parlamentaria, habla de oídas y… Mete la pata. Una pena pero es el país que tenemos. Un abrazo.

Dejar un comentario