Publicado en: Blog, Política, Uncategorized | 6

Queridos amigos:

He tenido el placer, durante las últimas dos semanas, de reunirme con vosotros en reuniones convocadas en las tres sedes vascas. Estas reuniones responden a mi disposición reiterada a reunirme con vosotros tantas veces como sea necesario, con el objetivo de que os informe del trabajo parlamentario que estamos realizando y podáis plantearme cuantas cuestiones y preguntas consideréis. Como habitualmente suelo repetir, mi objetivo fundamental es trasladar las ideas del partido, expuestas en el manifiesto fundacional, en el programa político nacional y en el programa autonómico, a la sede parlamentaria, cumpliendo de este modo la razón última que nos hizo crear y hacer crecer UNIÓN PROGRESO y DEMOCRACIA.

Salvo en Álava, donde la asistencia fue menos de la esperada (seguramente porque la reunión tuvo lugar en viernes y algunos de vosotros os encontrabais de viaje), tanto en Vizcaya como en Guipúzcoa la presencia fue amplia, así como la participación, el debate, las preguntas y las consultas. De las tres salí muy feliz, pues observé el seguimiento que hacéis del trabajo parlamentario, el interés que mostráis, la ilusión que se mantiene y las ganas de participar en este proyecto, todavía más necesario hoy que hace dos años. En fin, sólo me queda insistir en que sigo dispuesto a mantener estos encuentros a menudo, siempre que se me pida y la agenda lo permita.

En dichas reuniones os informé de los cambios habidos en el grupo asistente parlamentario, del trabajo extraordinario que viene realizando el grupo de apoyo, de la colaboración esporádica e indispensable de afiliados voluntarios, del grupo de apoyo a Rosa y, en general, de todos aquellos que desean hacerlo y logran encontrar un hueco en su horario de trabajo para participar en este proyecto. Os informé también de los temas que en los diferentes plenos ordinarios y de control hemos debatido, del sentido de nuestro voto, de las proposiciones no de ley que hemos presentado, así como de las trabajadas enmiendas, interpelaciones, preguntas y solicitudes de documentación en que consiste el día a día del trabajo parlamentario.

Algo que va quedando claro según avanza el curso parlamentario es la extraordinaria necesidad de que UPyD siga fortaleciéndose, para poder seguir planteando cuestiones fundamentales de política lingüística, regeneración democrática, igualdad y libertad ciudadanas que tanto el Partidos Socialista como el Partido Popular evitan plantear. Ya os expliqué la postura habitual de estos partidos en sede parlamentaria: diluir tanto como sea posible las proposiciones que se presentan, vía enmiendas, alcanzar pactos amplios que apenas dicen nada, posponer todo debate a un futuro mejor, no tocar demasiado las posiciones ideológicas del nacionalismo y, en general, hacer que los cambios que sabemos tan necesarios y urgentes no sean todo lo rápidos y profundos que Euskadi necesita. Pero os puedo decir que, a pesar de las dificultades, el trabajo está siendo extraordinario, y así me lo reconocen en los pasillos del Parlamento diputados de uno y otro partido. Saben, en fin, que decimos aquello que nadie dice… y así lo seguiremos haciendo. Qué decir, por lo demás, de la postura inquebrantable (¡y revolucionaria!) de Rosa en el Congreso de los Diputados, evitando que éste se convierta en una especie de Cámara Territorial al servicio de los nacionalismos periféricos que condicionan toda nuestra política. El debate sobre el blindaje de las normas forales tributarias es un ejemplo evidente de la necesidad creciente de que UPyD siga fortaleciéndose. Sin ir más lejos, un miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE le dijo a Rosa que deseaba que en las próximas elecciones al Parlamento Nacional obtengamos… 12 escaños.

En fin, me gustaría próximamente transmitiros más concretamente las diferentes propuestas debatidas en el Parlamento, el sentido de nuestro voto, las enmiendas pactadas (hay veces que no queda más remedio para influir tanto como podamos en la vida política) y todos los temas que ya os comenté de palabra. Pero será la próxima vez porque ya termino. Sólo quiero insistiros: este proyecto marcha, a pesar de las dificultades que crear un partido nacional conlleva. Este proyecto merece la pena. Y vamos a seguir creciendo y siendo un instrumento eficaz al servicio de los ciudadanos.

Un abrazo.

6 Comentarios

  1. Mr. Roosevelt
    | Responder

    Bien, Gorka, bien. a pesar de nuestras diferencias ideológicas sigue siendo un placer leerte y ver que sigues adelante. Abrazo.

  2. Vasco Anónimo
    | Responder

    ¿Es necesario ser afiliado para asistir a esas reuniones?
    Es que claro, eso de tener 15 años no ayuda…

    Lo que maś gracia me hace es que gente del PP y PSOE digan que quieren que UPyD crezca, que tenemos razón, que de verdad le impresione tu actitud y la de Rosa, que Rosa esté siempre entre los líderes políticos más valorados…

    Pero que se decanten por el voto útil.

    En fin…

  3. Rosso
    | Responder

    Tus palabras transmiten optimismo. Tu interés en compartir tus experiencias con tus compañeros es algo magnífico, y más, cuando además lo reflejas en este blog. Siempre que escribes es una lección de transparencia y ánimos para los que puedan sentir dudas. Tu trabajo es aún más complicado que el de los demás no sólo por defender tus posturas sino por hacerlo en Euskadi. Muchos saludos de un simpatizante que te admira.

  4. Sake
    | Responder

    Gorka, siempre sorprendes, a mí continuemente, yo no asisto a las reuniones en el Pais Vasco, pero me gustaria asistir y verte a ti y a los compañeros debatiendo y combatiendo la injusticia y en favor de la razón y la convivencia en paz y libertad.
    Un Abrazo.

  5. Rolan
    | Responder

    En ello estamos Gorka, en ello estamos. Sobrellevando las dificultades y necesitando de tu optimismo, porque de lo contrario, nuestro ánimo de diluye, como lo que ocurre en Álava.

    Te veo en Madrid, a más tardar. Un abrazo.

  6. gorka maneiro labayen
    | Responder

    El Congreso ayudará, querido Rolan, a recuperar fuerzas y levantar ánimos, de ello estoy seguro. Y contamos contigo, desde luego.

Dejar un comentario